11 claves para el bienestar personal

Nuestras claves para el bienestar personal

Existen muchos factores que influyen en nuestro bienestar personal, tanto a nivel físico como mental y emocional. Evidentemente, hay factores que no dependen de nosotras, y la vida es una montaña rusa y a veces nos encontramos en situaciones difíciles que afectan a nuestro bienestar: problemas de salud, económicos, situaciones personales complicadas, etc. Pero estoy segura, que si cultivamos y nutrimos nuestro bienestar las podremos afrontar mejor.

 

Así que hemos creado una pequeña lista de nuestras 11 claves para el bienestar personal. Todos estos puntos nos ayudan a estar bien con nosotras mismas, a tener una vida equilibrada y saludable, a sentirnos felices y en plenitud, y a vivir con respeto y harmonía con nuestro alrededor. 

Les nostres 11 claus per al benestar personal

Nuestras 11 claves para el bienestar personal

1. Cultivar la autoestima, el autoconocimiento y el crecimiento personal: Es la base para estar bien con una misma y al mismo tiempo con nuestro alrededor. Querernos, confiar en nosotras, conocernos, tener control de nuestras emociones, vivir y actuar siguiendo nuestros valores, tener sueños y objetivos, aprender, trabajar en lo que nos gusta, hacer actividades que nos gusten, etc. Hay actividades y ejercicios que nos pueden ayudar a conocernos y a conocer nuestras emociones. Como por ejemplo la meditación, leer libros sobre crecimiento personal, o visitar un coach o psicólogo, si necesitamos hablar con alguien.

2. Alimentación saludable y equilibrada y beber agua: Importantísimo para nutrirnos con todos los nutrientes, vitaminas y minerales que necesitamos. Y así, disfrutar de una buena salud, sentir-nos bien y con energía.

 

Hidratarnos bien también es muy importante. Así que procura tomar agua y alimentos que hidraten al cuerpo a lo largo del día. El agua es esencial para nuestro organismo. Ayuda a humedecer las membranas mucosas de la boca, ojos y nariz, regula la temperatura corporal, lubrica las articulaciones, ayuda a evitar el estreñimiento, ayuda los riñones y el hígado a eliminar sustancias que nuestro cuerpo no necesita, ayuda a disolver minerales solubles y otros nutrientes para que el cuerpo los pueda absorber, ayuda a transportar nutrientes y oxigeno a todas nuestras células… Es fundamental. Tener a mano una botella de agua (¡reutilizable!) te puede ayudar a beber más agua, ya sea en el trabajo, en la uni, en el gimnasio, en casa, etc. 

3. Ejercicio físico y vida activa: La actividad física (hacer deporte, ejercicio, salir a caminar, hacer estiramientos, tener una vida activa, etc.) es clave para el buen funcionamiento, salud y equilibro de nuestro cuerpo (huesos, músculos, circulación, capacidades cognitivas, sistema cardiovascular, etc.). También nos ayuda mucho en nuestro bienestar mental y emocional. Nos lo pasamos bien, nos sentimos más fuertes, activas y mejor. 

También es importante tener una buena higiene y corrección postural (cuando practicamos deportes, al andar, sentadas, cuando trabajamos, etc.), para evitar posibles dolores y molestias. 

4. No estés: El estrés continuado y la ansiedad no son nada buenos para nuestro cuerpo, ni tampoco para nuestra mente y emociones. Trabajar el autoconocimiento, el control de las emociones, evitar compararnos, saber decir que no, hacer deporte, realizar actividades que nos gusten, organizarnos, descansar, pasar tiempo en la naturaleza, practicar actividades como el yoga, etc. Son cosas que nos ayudan a tener un mayor control del estrés y a estar más relajadas.

5. Descanso y dormir las horas necesarias: El descanso y dormir bien es vital para la salud, recuperación y reparación de nuestro cuerpo, para procesar la información aprendida durante el día, para sentirnos con energía y estar al 100%. Procura dormir las horas necesarias (se recomiendan unas 8 horas) y que sean de calidad. Reducir el estrés y la ansiedad, estar tranquilas, hacer actividad física durante el día, seguir pautas de descanso similares, comer de forma saludables y entre 4 y 2 horas antes de acostarse, entre otros, nos ayuda a conciliar mejor el sueño.

 

También es importante tomarse momentos de descanso, de desconexión, de relax… para recargar pilas y sentirte mejor. 

6. Relaciones positivas: Somos seres sociales y necesitamos relacionarnos (¡Y es fantástico!). Pero las relaciones que tenemos con las personas de nuestro alrededor nos pueden afectar positivamente o negativamente. Es importante y enriquecedor relacionarnos con personas que nos hagan sentir bien, nos den soporte, estemos a gusto, nos hagan crecer… Por el contrario, debemos evitar relaciones en las que no nos sentimos a gusto, o las llamadas “relaciones tóxicas”, ya que pueden afectar a nuestro bienestar personal, autoestima, estado de ánimo, etc. Así que cuida y escoge las personas de tu alrededor, para que estas sean relaciones positivas, basadas en el amor y enriquecedoras para ambas partes. 

 

En este punto, también podemos incluir la relaciones con nuestro propio cuerpo, o las relaciones sexuales con la pareja, compañero, etc. Toda relación debe ser positiva y desde el respeto mutuo. 

7. Diversión: En la vida necesitamos momentos de diversión, para soltarnos, reír, disfrutar del momento presente, pasarlo bien, olvidarnos de los problemas, desconectar, conocer gente nueva, vivir experiencias diferentes, etc. A veces, porque tenemos mucho trabajo, pasamos una mala temporada, estamos estresadas… nos olvidamos o lo pasamos por alto. Y a veces, estos momentos de diversión y desconexión, ¡es justo lo que necesitamos! Para ver las cosas de forma más positiva y desde otra perspectiva, o simplemente, para sentirnos mejor y hacernos dibujar una sonrisa. Te mereces disfrutar, sentirte bien y pasarlo bien. 

8. Cura de nuestro cuerpo y de nuestra imagen personal: Cuidar de nuestro cuerpo, interiormente y exteriormente, es muy importante para gozar de una buena salud y sentirnos mejor. Como hemos dicho anteriormente, la alimentación, la hidratación, la actividad física, el descanso, etc. Son fundamentales. Y evidentemente, conjuntamente con tener cura de nuestra salud en general, visitando el médico cuando lo necesitamos, el dentista, el oculista, etc.

 

Pero también es importante tener cura de nuestro “físico”, nuestra piel, pelo, uñas… y de nuestra imagen personal (ropa, peinado, higiene,  etc.). Cada persona a su manera y según como ella se sienta bien. Y no para los demás, sino para una misma. 

Nuestra imagen personal es un reflejo de nosotras mismas. Y si nos vemos bien y nos mimamos un poco, ¡seguro que nos sentiremos mejor!

9. Tiempo en la naturaleza y al aire libre: Somos parte de la naturaleza, estamos conectados a ella, y pasar tiempo en ella nos carga de energía, nos ayuda a relajarnos, nos conecta con nosotras mismas, despierta nuestra creatividad, entre otras.

Pasar tiempo en la naturaleza también nos ayuda a comprenderla, valorarla y quererla. Cosa que nos ayuda a tomar conciencia de cuidar de ella en nuestro día a día. 

También es importante, por ejemplo, para adquirir una vitamina tan importante como la vitamina D, la cual conseguimos mayoritariamente gracias a los rayos del Sol. 

10. Lugar/espacio donde estés a gusto: El espacio en el cual estamos o el entorno en el que vivimos tiene influencia directa en nosotras. Nuestra habitación, la casa donde vivimos, el escritorio del trabajo, etc. Procura tener un espacio donde te sientas a gusto, cómoda y en harmonía. Por ejemplo, mantener el lugar de trabajo bien organizado nos ayudará a estar más organizadas y a ser más productivas. 

11. Respecto a nuestro entorno, la naturaleza, las personas y los animales: Como hemos dicho, somos parte de este precioso planeta Tierra. Por lo tanto, debemos vivir en harmonía con ella y con todos los seres vivos que la habitan. Empezando por cuidar de nuestro alrededor, con pequeñas acciones que pueden generar una gran diferencia: comprar de temporada y de proximidad, productos ecológicos y éticos, comprar a granel y con bolsas reutilizables, ir más a pie o en bici, reciclar correctamente, apuntarte en alguna asociación u ONG, etc. Seguro que hay muchísimas cosas que puedes hacer en tu día a día, para contribuir a crear un mundo mejor. Además, el hecho de ayudar, ya sea al medio ambiente, las personas, los animales… te generará mucha satisfacción personal. Y recuerda, para una vida saludable y feliz, es necesario también un planeta saludable. 

Para terminar, decir que estos puntos o claves para el bienestar personal, no tienen por qué segur exactamente iguales para todo el mundo. ¡Cada persona es un mundo! Lo importante es cuidar de nosotras mismas para disfrutar de una vida saludable, plena y feliz y así poder cuidar de nuestro alrededor. 

Hydest logo

Carla Amat

No hay comentarios

Deja un comentario